Heidi González, la enfermera wayuu

March 14 2016

En medio de la aridez de la media Guajira, a tres horas de Uribia, aparece el corregimiento de Tres Bocas, la tierra natal de Heidi una Wayuu de 26 años.  Además de su tradicional manta de colores, siempre viste una gran sonrisa y un ánimo inquebrantable para desarrollar su labor de enfermera, gestora de salud y de  bienestar de las más de 600 familias de su comunidad, y para la que Sinergias ONG la ha capacitado.

Si bien desde los 8 años aprendió el español, en el internado de San José de Uribia donde cursó su educación básica, el amor por sus raíces y valores ancestrales jamás se perdieron, por el contrario, crecieron a medida que veía la preocupante situación de salud pública.

“Empecé siendo la traductora de mi familia y de la comunidad de Tres Bocas frente a las instituciones y organismos que llegaban. Al ver que no teníamos centros hospitalarios cerca me interesé por aprender primeros auxilios y así nació mi gusto este tema. Luego me vinculé con Sinergias ONG que me ha capacitado en promoción de buenas prácticas en salud y he podido enseñarlas en mi comunidad”, afirma Heidi.

Si bien actualmente vive en Riohacha, en donde adelanta sus estudios de sicología, con su hija Eimily, Heidi visita su ranchería cada fin de semana. En la medida de lo posible lleva mercado, agua y materias primas para la elaboración de productos artesanales propios de su cultura ancestral.

“¿Cuál es mi sueño? Es tener un molino para sacar el agua. Con uno sólo beneficiaríamos no solo a Tres Bocas sino a 20 comunidades vecinas que como nosotros necesitan el líquido. Así podríamos cultivar, tener nuestros alimentos. Sin embargo, sabemos que no podemos esperar a que nos den todas las cosas. Por eso siempre procuramos conseguir hilos y materiales y tejer las mochilas, chinchorros, mantas que vendemos para poder salir adelante”.

Valiente, esforzada y comprometida con su etnia, con su comunidad y ancestros, Heidi continúa con su labor, no solo en salud sino en el rescate de sus tradiciones y valores ancestrales, aún en medio del panorama desolador de su región, sin perder la alegría propia que caracteriza a sus paisanos.

Gracias a la labor de Sinergias ONG en la capacitación de cientos de mujeres en atención y promoción de la salud, ellas han adquirido un papel determinante en la transformación de sus comunidades.