Esfuerzos intersectoriales para el desarrollo

August 02 2015

Desde hace 15 o 20 años a nivel mundial se ha venido construyendo una visión pesimista sobre la capacidad de la acción gubernamental para satisfacer las demandas de sus ciudadanos.  En respuesta a lo anterior, el Estado ha tendido a “modernizarse”, para hacerse más cercano a sus gobernados y para “sobrevivir” ante otros actores extra gubernamentales, entre los que nos encontramos nosotros, las ONG.

La intersectorialidad es la apuesta que hacen distintos sectores para plantear soluciones integrales a las problemáticas sociales, haciendo de las diferencias entre estos, un recurso útil, pues cada visión heterogénea constituye una posibilidad para abarcar los inconvenientes desde diferentes frentes.

Para nosotros la intersectorialidad es fundamental, especialmente cuando se trata de trabajar conjuntamente con el Estado. Sabemos que las Organizaciones No Gubernamentales cumplen una función de coordinación social, información, investigación y mejoramiento de la calidad de vida de diferentes personas del mundo, y en el país nuestra labor ha aportado a que el Sistema General de Salud sea más incluyente, eficiente y justo. Por eso consideramos que es necesario que el Estado trabaje de la mano con las organizaciones de la sociedad civil, especialmente cuando se trata de temas sobre salud, ya que articular esfuerzos para ayudar a que nuestro sistema de seguridad social llegue a cada rincón, incluso los que se han llamado inhóspitos a lo largo del tiempo, es prioridad y deber de todos.

En este sentido, a la hora de aportar al desarrollo humano de nuestro país es necesario unir y coordinar esfuerzos para asegurar que las personas tengan todas las condiciones para realizarse, es decir para que sus capacidades puedan ser desarrolladas sin ningún tipo de obstáculo. Allí también reside el desarrollo humano, en la capacidad de respuesta que tenga la sociedad en su conjunto (incluyendo a los sectores gubernamental, social y privado), para que los seres humanos puedan tener garantías de existir y así ser capaces de potenciar sus capacidades.

Por eso buscamos relaciones no jerárquicas para colaborar entre todos. Si bien el Estado es legítimo en su actuar, la interesectorialidad en el campo de la salud brinda un espacio para que los diferentes actores involucrados sean capaces de trabajar de manera mancomunada, es decir en función de un mismo propósito, con ayuda de todos.

Es por eso que el desarrollo se asocia a la intersectorialidad: porque uniendo esfuerzos es posible cambiar las condiciones de vida de las personas que lo necesitan.

FUENTES