Salud Mental, Violencias y Paz

En los últimos años y en diversos países, se le ha dado prioridad a las políticas de salud pública, con el fin de promover un enfoque sanitario desde los primeros niveles de atención o de contacto de los usuarios y sus familias, con los profesionales de la salud, hasta niveles de mayor complejidad.

Integramos salud mental y violencias y paz desde una perspectiva de salud general, promotora de bienestar, auto-realización, crecimiento individual y colectivo, para el desarrollo social y una convivencia en armonía, en donde se benefician los grupos más vulnerables.

Basados en 3 áreas de acción: Violencias y salud Mental, Violencias y SSR (Salud Sexual y Reproductiva), Salud y construcción de paz; en Sinergias trabajamos para:

  • Diseñar, evaluar y monitorear estrategias y programas de salud mental que respondan a las necesidades de cada grupo del ciclo vital, con énfasis en poblaciones vulnerables.
  • Fortalecer las capacidades institucionales para mejorar la prestación de servicios de salud mental, ajustados a las necesidades de cada grupo del ciclo vital.
  • Realizar procesos de investigación operativa para adecuar y mejorar el desempeño de los servicios de salud mental.
  • Capacitar en Comunicación No Violenta para crear ambientes armónicos en las organizaciones de servicios.
  • Asesorar a entidades comprometidas con la salud integral de la mujer colombiana para la detección y atención integral de casos de violencia.
  • Analizar e intervenir en los distintos campos que se evidencien entre el desarrollo social, la salud mental, la SSR y las diversas formas de violencia (interpersonal, colectiva y autoinflingida).
  • Explorar estrategias de acción que faciliten la garantía del derecho a la salud de las personas y comunidades sometidas a los rigores de la guerra.