El embarazo subsiguiente en adolescentes: un problema de Salud Pública Parte II

July 28 2016

El embarazo subsiguiente  en la adolescencia  es el embarazo que se produce después de un aborto, parto o cesárea en un periodo entre uno o dos años. Un corto “periodo inter-genésico”, (que es el tiempo que pasa entre un embarazo y el otro), puede tener efectos negativos en la salud de las madres gestantes, especialmente si son adolescentes.

Lo invitamos a conocer la primera parte de este artículo en El embarazo adolescente: un problema de salud pública Parte I

En el mundo, es frecuente que las adolescentes queden embarazadas nuevamente luego de un parto o aborto, de hecho algunos académicos afirman que la cuarta parte de embarazos adolescentes es subsecuente. Se ha encontrado incluso que la probabilidad de este tipo de embarazo aumenta cuando hay uniones estables con una pareja mayor; débil apoyo económico y afectivo del padre del bebé de la familia, que obliga a la adolescente a buscar alternativas para su supervivencia y la de su hijo, incluida la búsqueda de nuevas relaciones o sometimiento a situaciones de explotación sexual comercial; falta de información sobre métodos anticonceptivos y un no retorno al colegio en los primeros seis meses después de abandonarlo.

INICIO-DE-RELACIONES-SEXUALES-PRIMERA-UNION

Resumen determinantes próximos y distales del embarazo en los adolescentes 2005

¿Qué se puede hacer para prevenirlo?

Prevenir el embarazo subsiguiente requiere de un esfuerzo común entre Estado y sociedad. El sector educativo, por ejemplo, tiene la misión de garantizar el derecho a la educación sexual y el sector salud tiene el compromiso de garantizar un seguimiento continuo a las adolescentes que han tenido abortos o partos, con el fin de asegurar un adecuado uso de los métodos anticonceptivos.

Además es fundamental que,  tanto instituciones como sociedad civil, comprendan que los niños, niñas y adolescentes son actores fundamentales en el desarrollo y que los adolescentes que son sexualmente activos necesitan tener acceso a métodos de anticoncepción familiar y conocimientos de prácticas sexuales seguras.

Estas son algunas recomendaciones para evitar el embarazo subsiguiente en adolescentes:

  • Prevenir el matrimonio infantil, la violencia y coerción sexual.
  • Involucrar a niños y hombres en la educación sexual, los métodos anticonceptivos y la planificación familiar.
  • Garantizar la existencia de mecanismos de participación efectiva de adolescentes y jóvenes en el debate público, en la toma de decisiones y en todas las etapas de las políticas y programas.
  • Eliminar el aborto inseguro, mediante la educación integral para la sexualidad.
  • Asegurar el acceso oportuno y confidencial a la información, asesoramiento, tecnologías y servicios de calidad, incluyendo la anticoncepción oral de emergencia sin fórmula médica y los condones femeninos y masculinos.
  • En el postparto inmediato se debe contar ya con un método anticonceptivo para la niña o la adolescente, (como los dispositivos intrauterinos, los implantes de liberación prolongada o los inyectables).