Cauca se moviliza en contra la mortalidad materno-infantil

May 22 2017

En el departamento del Cauca mueren 60,6 madres por cada 100 mil niños nacidos vivos y en Colombia 55,3 madres fallecen por cada 100 mil niños nacidos vivos concentrados especialmente en las zonas rurales, según cifras del Análisis de Situación en Salud (ASIS).

Este preocupante panorama se encuentra en un departamento que ha sido afectado por el conflicto armado, por las brechas sociales y la inequidad, por la indiferencia institucional y especialmente por fallas en la atención en salud a las mujeres gestantes y los recién nacidos.

Sinergias, en su busca de reducir la mortalidad materno-infantil, llegó al Cauca para implementar un proyecto de mejoramiento de la calidad de la atención obstétrica y del recién nacido conjuntamente con las secretarías departamental y municipales de salud y otras instituciones locales. Este proyecto fue financiado en una primera fase por Unicef (2012-2015) y la Agencia Presidencial de Cooperación (2013 y 2014) y actualmente es apoyado por MSD for Mothers (2016-2019).

Los municipios involucrados en esta segunda fase del proyecto, a partir de 2016, son Almaguer, Caldono, Cajibío, Inzá, La Vega, Páez, Piendamó, Puracé, San Sebastián, Silvia, Toribío y Santander de Quilichao, el último vinculado desde hace 4 años.

 

Control prenatal, parto y posparto

Sinergias implementó un índice de calidad con el cual se supervisa el cumplimiento de acciones básicas de una consulta prenatal, parto y posparto, por parte de las instituciones de salud. Este índice está compuesto por una serie de acciones que, de acuerdo con la evidencia y la normatividad vigente, deben realizarse a todas las mujeres en estas atenciones.

Estos municipios mostraron una debilidad en el desempeño del índice. La mediana fue de 14 acciones básicas de un total de 21 en la etapa prenatal (67%) y del mismo número para las 20 acciones del parto y posparto (70%). Es decir que aún la mitad de las mujeres recibieron 14 acciones o menos de estas acciones clave en cada uno de estos servicios.

 

Anticoncepción posparto

Otro de los frentes de trabajo de Sinergias en este territorio es la asesoría a mujeres e instituciones sobre su derecho a recibir atención en anticoncepción posparto. Esta estrategia es clave no sólo para reducir la morbimortalidad materno-perinatal, sino para garantizar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

“El plan con mi marido era no tener más hijos, había elegido el DIU (Dispositivo Intrauterino de Cobre), me habían hecho un control y todo, pero me dijeron que no tenían equipo ni pinzas, que volviera en un mes. No me gustó por ese lado, […] yo casi no confiaba en esas inyecciones y mi hermana me había dicho que era más seguro el DIU, pero yo me quedé esperando el dispositivo hasta que me embaracé”, este es el testimonio de una mujer gestante atendida en una institución de un municipio del Cauca, a quien no le garantizaron la anticoncepción efectiva posparto.

unnamed

En ninguna de las IPS involucradas con el proyecto se brinda asesoría en anticoncepción a la totalidad de las mujeres —aunque el porcentaje viene aumentando progresivamente— y en muchos casos las mujeres no reciben ningún tipo de información al respecto. Únicamente una tercera parte de las mujeres, que tuvieron su parto en las instituciones del proyecto, salieron con un método de planificación.

 

Mujeres en acción

Así mismo, a través del proyecto se está promoviendo el empoderamiento de las mujeres atendidas en la toma de decisiones que tienen que ver con el mejoramiento de la calidad de los servicios de salud materno-infantil. De esta manera, conocen y hacen respetar sus derechos en salud sexual y reproductiva, y los de los niños y niñas en el sistema de salud y se espera que puedan participar activamente en la toma de decisiones sobre el tipo y calidad de los servicios que reciben.

En 2016 capacitamos 40 mujeres lideresas en Inzá, Santander de Quilichao, Cajibío y Silvia. Con este ejercicio las mujeres priorizaron problemáticas y alternativas de solución, dando paso a 38 acciones orientadas a promover los derechos sexuales y reproductivos y a mejorar los cuidados de la mujer. De esas acciones, 18 avanzaron durante ese año. De las mujeres capacitadas, 18 participaron en algún espacio de toma de decisiones. A partir del segundo semestre de 2017 este trabajo continuará buscando una participación más significativa.

 

TIC, salud y mujeres

Las mujeres beneficiadas con el proyecto recibirán en su celular mensajes de texto con información precisa y oportuna sobre los cuidados prenatales, del parto y del puerperio. Así se promoverán prácticas de autocuidado y el uso de servicios de las gestantes y lactantes de Santander de Quilichao y Caldono, inicialmente.

unnamed 3

Un equipo de especialistas elaboró los mensajes y el pasado mes de marzo se realizaron talleres con mujeres de diferentes niveles educativos, de zonas rurales y urbanas, para socializar esta información. Con ellas, se ajustaron los mensajes a un lenguaje sencillo y práctico para todas.

 

Los planes de mejora

El mejoramiento de la atención a las mujeres y sus recién nacidos es posible por las acciones que desarrolla el proyecto con el concurso de todos los actores del sistema de salud, que quedan plasmadas en los planes de mejora municipales y el plan departamental, los cuales han permitido lograr avances en aspectos claves para la atención como la inducción a la demanda, aplicación de guías y protocolos, y evaluación de los servicios de salud.

El nivel de ejecución de los planes de mejora muestra que Santander de Quilichao tiene una ejecución superior al 90% y Páez arriba el 80%; Silvia y Toribío están por encima del 70%; Cajibío, Inzá y Caldono arriba del 60%, y Puracé, que inicio apenas en diciembre de 2016 está por debajo del 10%. Los otros municipios iniciaron en mayo de 2017 por lo que aún no se presentan resultados.

“Es un proyecto muy importante para nosotros, el departamento está muy comprometido y aunque hay muchas cosas aún para mejorar se ven progresos claros en muchos indicadores, lo que supone una mejora en la calidad de los servicios que reciben miles de mujeres en los municipios involucrados”, aseguró Pablo Montoya, director de Sinergias.

Sinergias continuará liderando la lucha contra la mortalidad materno-infantil, para que índices de morbimortalidad tan altos como los de Cauca no sigan en aumento y por el contrario desciendan. ¡Las mujeres, niños y niñas, son y seguirán siendo nuestra prioridad!